Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede consultar más información en la Política de Cookies.

Destacados

Dichos y frases típicas de la lengua española y su significado

Publicada: 17 de julio de 2018

En la lengua española existe un “viejo” refrán que dice así: “nunca te acostarás sin saber una cosa más”. Su uso es obvio ya que el aprendizaje y conocimiento es una constante en la vida. Esta frase nos incita a adquirir nuevos conocimientos cada día, y por eso, hoy desde el Centro Universitario CIESE-Comillas os invitamos a conocer algunos dichos y frases típicas de nuestra lengua.

Tendremos que “andar con pies de plomo” para escribir este artículo puesto que hemos de actuar con cautela a fin de no cometer ningún error ni “meter la pata”.

“Andar con pies de plomo” o “ir con pies de plomo” procede del calzado utilizado por los buzos cuyas botas van recubiertas de plomo para así poder caminar con seguridad sobre el fondo del mar cuando se sumergen. Al utilizarlo hacemos alusión a que tenemos que ir con mucho cuidado y hacer las cosas con cautela.

El origen de la expresión “meter la pata” es incierta, si bien la explicación más probable pueda estar relacionada con la caza. En español llamamos patas a las extremidades de los animales y cuando un animal mete la pata en la trampa de un cazador ha cometido un tremendo error.

Vamos a hablar sin tapujos, “sin pelos en la lengua”, es decir, de una forma clara y directa. Al empezar a escribir este artículo barajamos la posibilidad de hacerlo “al pie de la letra”, o sea, siguiendo instrucciones tal cual se nos hayan encomendado. Esta expresión tiene su origen en la antigüedad cuando los estudiantes escribían debajo del texto original poniendo al pie de cada palabra latina su equivalente en castellano. Este tipo de traducción fue denominada “ad pedem litterae” derivando en la que usamos actualmente.

Hemos pasado la noche en vela “sin pegar ojo” o “la noche en blanco” son dos de las locuciones más comunes que utilizamos para indicar que no hemos podido dormir. Intentamos evitar que este artículo no tenga sentido o como bien indica el dicho “no tener ni pies ni cabeza”.

 “A ojo de buen cubero” podemos señalar que hemos incluido muchas de las citas más representativas de nuestra lengua en las que se hace referencia a alguna parte del cuerpo humano. Nos referimos con esto a aquello que se hace de forma aproximada, sin una medición exacta y tiene sus comienzos en los artesanos que antaño fabricaban cubas: recipientes que se destinaban para contener líquidos como agua o vino y que servían al mismo tiempo como unidad de medida, pero para su elaboración los artesanos decían hacerlas “a ojo” puesto que no disponían de las técnicas de fabricación actuales.

Esperamos, como aquellos esclavos o presos a los que se premiaba por el trabajo bien hecho pudiendo descansar con los pies libres de grilletes y atados únicamente de manos,  poder “dormir a pierna suelta” esta noche o dormir profundamente con la esperanza de que este artículo os haya servido de ayuda para aprender algunos de nuestros dichos más populares sin tener que aplicaros aquel que indica “borrar con el codo lo que se escribe con la mano”, que en realidad se emplea para manifestar las contradicciones en las que incurre una persona que continuamente cambia de parecer o que actúa de forma diferente a la que dice.

La cultura popular dice que “lo que se ve, se aprende” por lo que nada mejor que estar atento a todas esas conversaciones que mantenemos cada día para estar al tanto de nuestras expresiones más habituales.

« Volver a actualidad