Featured

El verdadero uso de las tildes y las mayúsculas

Published: 3 de July de 2018

Como dice La Vecina Rubia: “Las mayúsculas son las letras con tacones y si llevan tilde, además de tacones tienen pelazo”. Sin embargo, han sido infinidad las ocasiones en que hemos borrado tanto los acentos en letras mayúsculas como en palabras íntegramente compuestas de letras capitales cayendo en el error común de pensar que así quedaba correctamente redactado, cuando realmente se trataba de una falta de ortografía. Lo que indica al respecto la Real Academia Española es:

“Las letras mayúsculas deben escribirse con tilde si les corresponde llevar tilde según las reglas de acentuación gráfica del español, tanto si se trata de palabras escritas en su totalidad con mayúsculas como si se trata únicamente de la mayúscula inicial”.

Esta norma queda recalcada una vez más en el buscador urgente de dudas de Fundéu BBVA: “las mayúsculas se tildan, lo mismo que las minúsculas, de acuerdo con las leyes de acentuación.” A pesar de que la idea de no acentuar las letras mayúsculas está popularmente extendida nunca ha existido una regla ortográfica oficial que apoye esta falsa norma. 

Han sido muchas las veces que nos han dicho desde niños que las mayúsculas no se acentuaban y de hecho podía comprobarse fácilmente en cualquier medio impreso: “no pongáis acentos en los títulos, las mayúsculas van sin tilde”. De hecho periódicos de tirada nacional como El País no acentuaban estas letras de la discordia hasta el año 2007. Conviene mencionar que este periódico lo hacía por una norma perteneciente a su libro de estilo y no por una regla ortográfica, sin embargo, sus lectores desconocían el motivo y caían en la terrible confusión de ¿con o sin tilde? que a día de hoy sigue sin estar del todo clara. 

El verdadero origen de este mito seguramente se halle en la mecanografía que desde un principio no contaba con la posibilidad de incluir acentos en las letras mayúsculas debido a que se solapaban emborronándolas. Más tarde se incluyeron, pero utilizarlas era una ardua tarea ya que cuando no seguían deformando y ensuciando las letras surgían las equivocaciones por parte de los escritores y las tildes se quedaban solas con espacios en blanco.  Estas dificultades a la hora de colocar las tildes en sus correspondientes lugares han sido uno de los causantes de esta persistente leyenda urbana. 

Cada día son más las personas que ciertamente dudan acerca de la acentuación o no acentuación de las mayúsculas. A nuestro favor tenemos las tecnologías que nos facilitan latarea enormemente ¡Cada vez hay menos mayúsculas incompletas!

En el Centro Universitario CIESE-Comillas velamos por la correcta escritura y os animamos a consultar cualquier duda antes de escribir en el Diccionario panhispánico de dudas o en el buscador de Fundéu. Recordad que la riqueza de la lengua se encuentra en el vocabulario y la escritura, y si uno mismo no cuida de ella nadie lo hará. 

« Back to latest